IV 101 Peregrinos en Ponferrada

Muy buenas, corzos. Por no volver loco al traductor de google, voy a hacer la crónica en castejano y así nos entendemos a nivel nacional! (expansión OEA jajaaj)

Como sabréis, Suso Beige y Oscarito que escribe nos desplazamos este pasado sábado a Ponferrada, a volver a hacer una ruta especial para los OEA, que ya van 4 veces las que nos desplazamos para allá. Sin apenas quilómetros de entrenamiento, y los pocos que hice, fueron los últimos días, afrontaba el desafío, que por otro lado se presentaba como la más dura hasta la fecha. Así fue.

DSC_0076

Los dos decidimos viajar el mismo día, aunque no así el regreso, yo iba a hacer noche con otros dos compañeros y Suso se iba en coche ese día por la tarde, por lo que fuimos cada uno por su cuenta hasta Ponferrada.

Toca el despertador a las 4:30. Hasta la 1 me había quedado preparando la bici de test que me habían dejado los colegas de Oliveira Bikes en Santiago, un pepino de 29, Spd Stumjumper. Muerto de sueño arrancamos a ritmo de temazos para Ponferrada, con el Thule patrocinado por la familia Taboada. (gracias). Buen viaje, desayuno en el coche, y cuando nos despistamos ya estamos recogiendo los dorsales en el pabellón.

Organización 10 ya desde aquí, allí nos encontramos con Iván Maeso, que nos trató todo el tiempo como marqueses, dentro de lo que pudo porque todo el mundo tenía que estar volcado en un evento de tal magnitud. Un par de miles de personas divididos entre Bikers, runners, duatletas y maratonianos. Sol perfecto, cielo despejado, algo de frío que invitaba a los manguitos pero nada más. Toca preparar las bicis y a la pista de salida!

Peeero claro. Ley de Eddy Murfi: darle aire a la rueda a falta de unos minutos y quedar con la cerilla en la mano. Fuck. A arreglar el estropicio y ya estamos listos! Geles, Glucosport(R), agua fresca, herramienta, y GANAS DE ANDAR!!!

Allí me encuentro con algún conocido, mucho gallego y, con el OEA andadios SUSO. Charlamos unos minutos en los que le hago ver que este año voy a disfrutar y que me desentiendo de andadioses. El irá a darlo todo como siempre. Retrocedo unos metros para colocarme con mis colegas Abadín y Hugo. Pregunto por preguntar si alguna vez habían pasado de 100km’s en mtb y… bueno, mejor arrancamos jajajaja. Ibamos a tener que tirar de épica.

Vuelta por los alrededores de Ponferrada en la salida neutralizada, todo dios a fuego, nosotros por la parte delantera para evitar embotellamientos. Primeras subidas… este dolor me suena… pero me gusta, mucha cadencia y muy buen firme. Primeras bajadas, controlando distancias en el pelotón para no llevar un susto que nos arruine el viaje a las primeras de cambio. Como va la 29…. pero mejor iría con pastillas traseras! Mea culpa por no revisar pero… demasiado tarde para lamentos. había hacerla con el delantero solo, mejor, así llego antes, pensé.

Mis fuentes de información (algún Cabra desplazado al evento) me indican que Suso iba como un animal y nosotros a lo nuestro, el objetivo era hacer media de 15km/h de media… Y así lo fuimos cumpliendo.

Pueblo por el que pasábamos, pueblo que animaba. Qué grande. Qué sensación esa de que te animen como si fueras el líder… y esa simpatía y hospitalidad. El día invitaba a ese buen humor. Aquí todo eran risas, todo dios apretaba en las subidas… nadie ponía el pié a tierra… qué bonito!

Pero pouco iba a durar a alegría na casa do pobre. Primeras subidas hasta llegar a las Médulas (pueblo). Senderos chulísimos y rápidos. Simplemente increíble el entorno, qué pasada. Bajada… y Hugo que pincha. Cambiamos y revisamos objetivo: vamos en hora. Seguimos.

Repechos aparte quedaba enfrentar las 3 subidas de 10, 8 y 7 km que conformaban el grueso hasta coronar Médulas. Qué pronto se escribe, y cómo se sufre bajo ese sol de justicia Berciano. Parar en cada avituallamiento era obligado, un error de cálculo de líquido podía sentenciar a muerte. Abadín y Hugo como buenos globeros suben estos puertacos desoyendo consejos de un curtido OEA en sufrimiento, y forzando un poco más de lo debido.

Ritmos más o menos alegres, de historias, visualizando las preciosas montañas, van cayendo los km’s hasta que sin darnos cuenta, nos adelanta antes de coronar Médulas el que iba a ganar los 101 corriendo. Qué puto fenómeno.

Sacamos fotos, avituallamos, y… Hugo que queda un poco más reviviendo del esfuerzo, así que seguimos nosotros solos. Bajadas chuliiisimas, para todos los gustos. La 29 cuesta llevarla al rejo pero se defiende bien…. había una trialera que aquello era un jodida pared. Se bajó como se pudo, con cadáveres cada 4 metros a los lados que advertían del peligro, pero nunca nada serio.

photo (14)

La media había bajado, y los km’s empiezan a pesar en las piernas… con paradas a estirar calambres, largos descansos en los avituallamientos, aquello ya lo convertimos más en una ruta dominguera que en una obsesión por acabar. Lo bien que nos trataban en los avituallamientos no invitaba a darse prisa. Joder qué dura fue. Ni un metro llano, las bajadas en tensiòn y las subidas… a meter toda la ferramenta disponible en el 2×10 que aún no controlaba. Ritmo constante pero sin atracones.

Aquí la gente ya iba muy mal. Hasta tuve que atender a una chica que vomitó un par de veces y estaba vacía. Solución? Glucosport (R) en vena. fetén fetén. Yo no abusé mucho, no me hizo falta… o eso o ya me estoy desenganchando del Gluco jajaja.

Los últimos 20km’s una pestosidad. Una, porque íbamos cansados y era todo repechada y dos, porque pinchó Abadín 3 veces, mas otras tantas a darle aire a la rueda cuando perdía. Un viacrucis, qué mala suerte… pero en esto que Hugo aparece otra vez y ya estábamos los 3 afrontando los km’s finales.

Joder qué gozada de día, no me cansaré de decirlo, así da gusto sufrir, como un buen OEA que se precie. Suso ya había un par de horas que me había llamado porque supongo que ya había acabado. Nosotros a lo nuestro, objetivo acabar,  y así fue. Sin darnos cuenta, paseo triunfal por el río, con baño de multitudes al entrar a meta. La mejor sensación del mundo es terminar una prueba de estas, da igual el 10 que el 400 que el 1500. La sonrisa de la cara es dificil de borrar.

photo (13)

Acabamos los 4 que fuimos, el día era bueno para respetar la mecánica que en otras ocasiones se tiene cobrado más bicis que en esta edición. Mi rodilla empieza a estar cada vez con menos dolor, después de todos los meses malos que pasé, fue un premio impagable. Me alegro por Hugo y Abadín porque sufrieron más que yo, así que tiene mucho más merito sobreponerse a todo para hacer 104 km’s (al final salían unos cuantos más). Y me alegro mucho por Suso que pase lo que pase, siempre estará ahí para sufrir y disfrutar a partes iguales encima de una bici, sin perder la sonrisa de papeitor.

De los 101 peregrinos: Lo mejor el ambiente, organización, los pueblos, los ánimos, la hospitalidad, la señalización, el compañerismo, las vistas, el tiempo…. lo peor? los gilipoyas que ensucian el monte, los que se cruzan en las bajadas a lo loco, los que no preguntan cuando tienes una avería o caes delante de ellos… Maldición gitana pa vosotros!!! Volveré el año que viene y el que viene, porque aunque sea durísimo, merece la pena!

Os dejo con el perfil, 104 km’s, con casi 3500m de desnivel acumulado. El track no es mío, nosotros acabamos de 400 y pico de 1400, con 9 horas 40 minutos y 3 horas parados jajajaja. Suso 7 horas y pico como un campeón, acabando de 100! grande!

perfil 101

PD: Hay que comprar una 29 si o si… lo que no te mata te papa! (fotos oficiales próximamente)

Tras la ruta, hotelito, siesta, entrecot y copazos en Ponferrada! Esos son los duatlones que me molan a mí!

Oscurito!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.